10 días de automotivación

Laudy

10 días de automotivación

Cada vez que me preguntan ¿tú eres motivadora? La verdad es que se me paran los pelos de punta. Nunca me he considerado motivadora, creo que esa es una responsabilidad personal que cada quien debe tener consigo mismo.

De hecho, puedes ir a mil charlas de motivación y salir diciendo ¡Sí, ahora sí lo voy a hacer! para encontrarte a ti mismo pocos días después enredado en los mismos patrones de procrastinación. Soy coach y no hay NADA que yo pueda hacer por mis clientes si ellos no tienen el compromiso y las ganas de hacerlo, en pocas palabras la motivación.

Mucho se ha escrito sobre la motivación, desde Maslow con su monumental pirámide que aún tiene vigencia, pasando por Herzberg con sus factores higiénicos y motivadores o McClellan quien nos habla de poder, afiliación y logro.  La motivación puede ser intrínseca (tú mismo te motivas) o extrínseca (te motiva alguien o algo más).

Parte importante de la motivación intrínseca -que es a la que voy a dedicar estas líneas- es, aparte del interés y satisfacción por la tarea, el propósito que el individuo siente que tiene en el orden mayor de las cosas o como magistralmente lo presenta Simon Sinek encontrar tú ¿por qué?

Encontrar el propósito que tenemos en la vida debería ser una de las primeras tareas que nos asignaran en el colegio o bien temprano en casa. Yo tengo la firme convicción de que cada uno de nosotros es de vital importancia en este momento en este lugar, sino simplemente no estaríamos aquí ahora. Cada quien tiene que descubrir qué es eso que hace que el mundo sea un mejor lugar por su presencia aquí y hacerlo con más frecuencia. Del propósito que te des a ti mismo va a venir la motivación que necesitas para alcanzar lo que quieres, ese es el primer paso de la automotivación a largo plazo, conseguir tu propósito.

Recientemente creé en Instagram un reto de 10 días para la automotivación pues está claro que muchas veces nos toca ser nuestro propio cheerleader y que si esperamos que alguien más venga a hacernos porras, es mejor que lo hagamos sentado por aquello de no cansarnos.

El reto trata de que durante 10 días, por un lapso de 24 horas hagas un ejercicio y decidas si es algo que quieres incorporar permanentemente a tu vida. A continuación, listo cada uno de los ejercicios día a día y te invito a que comiences el reto mañana mismo.

Día 1 – Reconoce tu poder: Tu poder personal viene de conocerte más profundamente a ti mismo, saber de lo que eres capaz, lo que has logrado, lo que quieres alcanzar, tu propósito. Si quieres un ejercicio para tenerlo más claro, lo puedes recibir al suscribirte a mi página web www.laudysarli.com donde te llegará gratis directamente a tu correo una guía para potenciar tu poder personal.

Día 2 – Haz tu inventario: ¿Qué inventario? De lo que has aprendido, de lo que has logrado hasta ahora, de las herramientas que tienes para sobrellevar los retos que se te presentan, de las cosas buenas en tu vida y de las características positivas con las que cuentas. Mantén a mano tu inventario para cuando lo necesites.

Día 3 – Usa lenguaje poderizante: Como te hablas a ti mismo impacta en lo que haces y logras. Hoy escoge un lenguaje poderizante en lo que te digas.

Día 4 – Actitud positiva: No es lo que te pasa si no cómo reaccionas a lo que te pasa. Hoy toma cada situación que se te presente con actitud positiva.

Día 5 – Rutina matutina: Para comenzar el día con buen pie, establece una rutina matutina que se adapte a tu estilo de vida y que incluya: agradecimiento por el nuevo día, la intención del día, visualización creativa de lo que quieres lograr, diálogo interno positivo, estiramientos o ejercicios poderizantes y alimentos de calidad. La manera en que empieces el día define cómo va a ser ese día.

Día 6 – Apláudete: Muy pocas veces reconocemos lo lejos que hemos llegado en la vida y todo lo que hemos alcanzado, apláudete con más frecuencia.

Día 7 – Toma el control: Toma el control de tu vida. Asume la responsabilidad personal de dirigir tu vida hacia dónde quieres; eres el único que puede hacerlo, nadie más.

Día 8 – Elimina el fracaso: ¿Cómo vas a hacer eso? Borrando de tu vocabulario la palabra fracaso, cada experiencia que tú consideras negativa o cualquier desencuentro con el éxito, debe ser visto como una oportunidad de aprendizaje así le cambias el significado a lo vivido. ¿Viste que fácil?

Día 9 – Ten una visión: Teniendo claro lo que quieres lograr en el futuro, te enfocarás en lo que te queda por hacer para que eso pase. Querer alcanzar algo te anima a lograrlo y te mantiene ocupado en cómo hacerlo invitándote a la acción.

Día 10 – Sé tu cheerleader: Así mismo como lo lees, hazte porras todas las mañanas frente al espejo diciéndote que sí puedes ¡Vamos, vamos, vamos! No esperes por nadie y responsabilízate de tu vida.

Bonus – Conéctate con la felicidad: Haz cosas que te gusten y que te recuerden la alegría de vivir. ¿No lo puedes hacer en este momento? Ve a ese instante de gloria con tu imaginación y conéctate con la felicidad, mantén esa energía positiva por lo menos 30 segundos. Recuerda: la vida vale la pena vivirla.

A todo esto, ponle la canción de Rocky de soundtrack y llévalo a la acción, muchas veces tenemos que ser nosotros mismos los que nos demos el respectivo puntapié por la retaguardia y llamarlo automotivación. La vida está esperando que te presentes y hagas tu parte, ¿tú qué estás esperando?

Laudy Sarli

laudy.sarli@gmail.com

Artículos Relacionados

Comentarios

comentarios